Mujer

Centro de Información a la Mujer (CIM)

Departamento jurídico

El Departamento Jurídico del Centro de Información a la Mujer de la Mancomunidad de Municipios del Alto Guadalquivir, ofrece asesoramiento e información a las mujeres en caso de discriminación por razón de sexo.

  • Derechos de las mujeres
  • Redacción de denuncia
  • Procesos de separación y divorcio, tanto antes de interponer la demanda como a lo largo de todo el proceso
  • Pensiones alimenticias, pensiones por desequilibrio económico, uso de la vivienda familiar, guarda y custodia de los hijos, etc.
  • Violaciones, agresiones sexuales y malos tratos
  • Gestión de justicia gratuita a aquellas personas que carezcan de recursos económicos
  • Discriminación laboral y acoso sexual
  • Quejas profesionales de oficio
  • Amenazas, coacciones, etc

Los nuevos cambios legislativos en materia de violencia de género, con las órdenes de protección y la celebración de los juicios rápidos hace necesaria la coordinación , desde el departamento jurídico, entre el colegio de abogados, el juzgado, la guardia civil y la víctima de violencia de género. Desde el mismo momento en que una mujer siente miedo y temor, es acompañada y asesorada por el departamento jurídico, guiándola por el camino que debe de seguir:

    • Redacción de la denuncia
    • Solicitud de orden de protección
    • Solicitud de justicia gratuita
    • Información acerca de la Renta Activa de Inserción para mujeres víctimas de violencia de género
    • Pasando por el acompañamiento a la guardia civil, al juzgado, centro de salud si fuese necesario, médico forense hasta desembocar en una casa de acogida si fuese procedente
    • Poner a disposición de las usuarias los diferentes programas que el IAM tiene para las mujeres que cumplen determinados perfiles

Se trata en definitiva de poner en manos de la mujer todos los recursos humanos y materiales que el IAM y la Mancomunidad de Municipios cordobeses Alto Guadalquivir pone a disposición de las víctimas de violencia de género, para que ésta se sienta protegida y amparada en todo momento.

Por otro lado, se intenta realizar una labor de colaboración y coordinación con las abogadas y abogados de oficio que han sido tramitados por el centro para que las mujeres obtengan una realización eficaz de los asuntos. En definitiva, se trata de orientar e informar jurídicamente a la mujer en todos aquellos casos que sea objeto de discriminación por razón de sexo.

Información y funciones

Funciones

  • Facilitar una primera información a las mujeres que acuden al Centro de Información a la Mujer sobre temas generales de interés, así como de los recursos disponibles.
  • Realizar programas de sensibilización, formación que posibiliten la participación y promoción de las mujeres.
  • Fomentar y fortalecer el movimiento asociativo de mujeres.
  • Realizar actividades de sensibilización, divulgación y formación a la sociedad que contribuyan a un cambio de mentalidad y actitudes en materia de Igualdad de oportunidades.

Información / Atención General

  • Canalización al dpto. jurídico
  • Canalización al dpto. empleo
  • Canalización al dpto. trabajo social
  • Canalización al dpto. psicología
  • Bibliotecas y documentación
  • Actividades
  • Otros servicios
  • Información general
  • Orientación educativa
  • Recursos, programas
  • Coeducación
  • Subvenciones

Participación y asociacionismo

Desde este departamento se asesora a las asociaciones de mujeres en la gestión de subvenciones y programación de actividades, potenciando y fortaleciendo así su participación en la comunidad. En la comarca existen actualmente diez asociaciones de mujeres:

  • Asociación de mujeres “Algamuz” de Adamuz
  • Asociación de mujeres bujalanceñas “La Debla” de Bujalance
  • Asociación de mujeres “La Trama” de Bujalance
  • Asociación de mujeres “Hera” de Cañete de las Torres
  • Asociación de mujeres “ Pilar Miró” de El Carpio
  • Asociación de mujeres “Concepción Arenal” de Montoro
  • Asociación de mujeres “Aixa” de Pedro Abad
  • Asociación de mujeres Perabeñas “APEMU” de Pedro Abad
  • Asociación de mujeres “Sissia” de Villa del Río
  • Asociación de Mujeres “Fuente Agría” de Villafranca de Córdoba

Contacto CIM

CONCEJALA: Dña Magdalena Luque Canalejo

Administrativo: D. Fco. Javier Alcaraz Mohedano

Dpto. Información / AnimaciónResponsable: Aurora Hinojosa Martin (cim_informacion@altoguadalquivir.com)

Dpto. Jurídico Responsable: Francisca Albuera Serrano (cim_juridico@altoguadalquivir.com)

Dirección:
C/ Plaza de Jesús,nº3. c.p. 14.600Montoro (Córdoba)

Teléfono: 957 178 040
Fax: 957 178 028

Información sobre la violencia de género

Violencia de Genero

La ONU define así Violencia de Género: todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga, o pueda tener como resultado, un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para las mujeres, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se produce en la vida pública o privada” – Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer (Resolución de la Asamblea General 48/104 del 20 de diciembre de 1993).

La Ley 13/2007 de 26 de noviembre, de Medidas de Prevención y Protección Integral contra la Violencia de Género, define el concepto de violencia de género o violencia machista como:

«Toda conducta que atenta contra la dignidad e integridad física y moral de las mujeres por el hecho de serlo, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres».

«La violencia comprende cualquier acto de violencia basada en género que tenga como consecuencia, o que tenga posibilidades de tener como consecuencia, perjuicio o sufrimiento en la salud física, sexual o psicológica de la mujer, incluyendo amenazas de dichos actos, coerción o privaciones arbitrarias de su libertad, tanto si se producen en la vida pública como privada.»

Ciclo Violencia de Género

Al comienzo de una situación de Violencia de Género, la víctima no es consciente de la situación que está sufriendo. El agresor realiza pequeñas acciones sutiles, que son dañinas para que la víctima y, así, sea cada vez más vulnerable y pierda, progresivamente, su capacidad de autodefensa.

El agresor poco a poco va consiguiendo que la víctima pierda su autoestima y su autonomía. Por lo que, en este momento, es cuando él se siente más poderoso y comienza a tener comportamientos agresivos directos o indirectos. Comienza con aislar a la víctima de sus familiares y amigos/as, a desvalorizar a la mujer, utiliza a los hijos e hijas para tenerla atada a él, comienzan los golpes, abusos, etc.

Una vez que la víctima no puede más con la situación, intenta salir de ella pero, en este momento el agresor intenta reconciliarse con su pareja o, como se describe en el ciclo de la Violencia de Género, comienza la etapa de “luna de miel” y la víctima empieza a tener muchas dudas ya que ve un pequeño cambio en el agresor, iniciando de nuevo la relación y, con ello, el Ciclo de la Violencia de Género.

Por lo tanto, en el Ciclo de la Violencia de Género existen las siguientes fases:

 

Ciclo Violencia de Género

1-FASE DE CALMA: En una primera fase, la situación está calmada. No se detectan desacuerdos y todo se vive de manera idílica. Pero, cuando el ciclo se ha repetido varias veces, la víctima puede empezar a tener la sensación que la calma se mantiene porque todo está correcto según el punto de vista del agresor que es, en última instancia, el motor del ciclo.

2-FASE DE ACUMULACIÓN DE TENSIÓN: Comienzan los pequeños desacuerdos, pues el agresor se siente cuestionado por su víctima de manera creciente. En esta fase, de hecho, se comienza a ejercer un maltrato psicológico basado en la idea de control y que es una señal de alarma de lo que está por venir.

La mujer intenta calmar, complacer o, al menos, no hacer aquello que le pueda molestar a la pareja, en la creencia irreal de que ella puede controlar la agresión.

Las tensiones se construyen y se manifiestan de forma específica como determinadas conductas de agresión verbal o física de carácter leve y aislado, a partir de pequeños incidentes: sutiles menosprecios, insinuaciones, ira contenida, sarcasmo, largos silencios, demandas irracionales…

Las acciones del agresor van dirigidas a un objetivo: desestabilizar a la víctima. En esta fase la víctima tiende a minimizar o negar el problema (“tenemos nuestros más y nuestros menos, como todo el mundo”), justificación de la conducta violenta del agresor (“como es muy pasional, se deja llevar por el enfado…”), y hacer alusiones a aspectos positivos de su pareja (“él es mi único apoyo en la vida”).

3-EL AGRESOR PASA A LA ACCIÓN: Se producen las agresiones físicas, psicológicas y/o sexuales más importantes.

Las consecuencias más importantes para la víctima se producen en este momento, tanto en el plano físico como en el psíquico, donde continúan instaurándose una serie de alteraciones psicológicas por la situación vivida.

En esta fase la víctima puede mantener elevadas expectativas de cambio en su pareja (“con el tiempo cambiará, hay que darle tiempo…”), y aparecen sentimientos de culpa (“me lo tengo merecido”, “la culpa es mía por haberle elegido a él”).

4-FASE DE LUNA DE MIEL: Esta fase se caracteriza por una extrema amabilidad y conductas “cariñosas” por parte del agresor (atenciones, regalos, promesas…). Suele ser frecuente tratar de hacer ver a la víctima que el agresor necesita ayuda profesional y el apoyo de ella, y que no puede abandonarlo en dicha situación; motivo por el que algunas víctimas vuelven con el agresor (en caso de que éstas hubieran cesado la convivencia con él) y/o retiran la denuncia que habían presentado anteriormente.

Al repetirse el Ciclo de la Violencia de Género las agresiones van siendo cada vez más fuertes y frecuentes, lo que disminuye los recursos psicológicos de las mujeres para salir de la espiral de la violencia.

Efectos y consecuencias de violencia de género

La violencia de género provoca una serie de consecuencias en las víctimas (síntomas físicos y psicológicos) que depende del tipo de violencia que se ejerce en ella, las agresiones ocasionadas y la personalidad de la víctima. Los principales signos o efectos en la víctima de violencia de género son:

  • Baja autoestima.
  • Estrés.
  • Ansiedad.
  • Marcas y malestar físico.
  • Depresión.
  • Alteraciones del sueño.
  • Aislamiento y pérdida de relaciones sociales.
  • Sentimiento de impotencia.
  • Irritabilidad.
  • Inseguridad e indecisión.
  • Culpabilidad.
  • Problemas en la alimentación.
  • Miedo.

Tipos de Violencia de género

Existen siete tipos de Violencia de Género que puede ejercer el agresor hacia la víctima:

  • Violencia física: es aquella basada en agresiones físicas como empujones, golpes, heridas, arañazos, etc. Es el tipo de violencia más visible por la víctima y el entorno, por lo que suele ser la que hace tomar conciencia a la víctima de que debe alejarse de esa relación tóxica.
  • Violencia psicológica: es más sutil, y va intrínseca en todo tipo de violencia. Las formas más frecuentes son las amenazas, insultos, coacciones, desprecios, humillaciones, manipulaciones o desvalorizaciones. Este tipo de violencia es menos visible y a menudo es la primera en aparecer, aumentando la posición de superioridad del agresor sobre su víctima, que pierde toda confianza en sí misma.

Debido a que en muchas ocasiones no se percibe una agresividad directa y muchas víctimas no son conscientes de estar siendo maltratadas y no emprenden acciones contra el agresor. Se puede considerar que prácticamente en todos los casos de violencia de género, independientemente del tipo y motivo de ésta, hay violencia de tipo psicológico.

  • Violencia sexual: se refiere concretamente a aquel tipo de situaciones en que una persona es forzada o coaccionada para llevar a cabo actividades de índole sexual en contra de su voluntad, o bien en que la sexualidad es limitada o impuesta por otra persona. No es necesario que exista penetración ni que se produzca el acto sexual.
  • Violencia económica: Este tipo de violencia se basa en la disminución y privación de recursos económicos a la pareja como medida de coacción, manipulación o con la intención de dañar su honestidad.

También se considera como tal el hecho de obligar a depender económicamente del agresor, impidiendo el acceso de la víctima al mercado laboral mediante amenaza, coacción o restricción física.

  • Violencia patrimonial: Se considera violencia patrimonial la sustracción o destrucción de objetos, bienes y propiedades de la persona víctima de violencia con intención de dominarla o producirle un daño psicológico. En muchos sentidos, estos bienes son el fruto de décadas de trabajo, y destruirlos es una manera de hacer ver que todos esos esfuerzos no han servido de nada.
  • Violencia social: La violencia social se basa en la limitación, control y la inducción al aislamiento social de la persona. Se separa a la víctima de familia y amigos, privándola de apoyo social y alejándola de su entorno habitual. En ocasiones se pone a la víctima en contra de su entorno, produciendo que o víctima o entorno decidan desvincularse.
  • Violencia vicaria: Un gran número de parejas en las que se produce violencia de género tienen hijos/as. En muchas ocasiones el agresor decide amenazar, agredir e incluso matar a sus descendientes con el propósito de dañar a su pareja o ex-pareja.

Se incluye el daño causado a los menores por la observación de malos tratos entre los progenitores. El impacto psicológico es lo que se busca, a través del control, el sometimiento y las agresiones a personas que no están directamente involucradas en el núcleo del conflicto.

Últimas noticias

Renovación / Alta Carnés Biblioteca

Renovación / Alta Carnés Biblioteca

CAMPAÑA DE RENOVACIÓN Y NUEVOS CARNÉS DE LA BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL DE PEDRO ABAD Con el fin de hacer buen uso de los fondos de nuestra Biblioteca, se informa a las personas interesadas que se podrá solicitar el carné de usuario/a para poder retirar libros tanto...